Blog
No lo sabes todo

“Sólo sé que no sé nada”
Sócrates (s. V a.C.)

¿Dicen que siempre sabes la respuesta para todo?
¿Te has visto envuelto/a en alguna que otra discusión por querer tener la razón?
¿Te enfrentas alguna vez a eso de “pero si ya lo sabes, ¿para qué me preguntas?”?

Si es así, quédate, porque puede que esto te interese.

Tener la razón provoca un placer y una satisfacción de estar en lo cierto, que para muchas personas se convierte en una necesidad. En un pulso, en una competición. Llegando, muchas veces, a ignorar el argumento ajeno o desacreditarlo con virulencia.

Son comúnmente llamados “cabezotas” o “tercos/as” y protagonistas de quejas como “es que no se puede discutir contigo” o “no me escuchas”. Acaban cansando a su interlocutor porque éste, precisamente, no se siente escuchado.

Parecen dueños de la sabiduría universal, ante la vida, el sufrimiento y multitud de temas en los que puedan demostrar que saben más que los demás.

Creer que lo sabes todo y sus consecuencias

Si alguna vez te han dicho que pecas de esto, puede que hayas sufrido o estés sufriendo alguna de estas consecuencias:

  1. Discusiones frecuentes. Un tema trivial de repente se convierte en una defensa acérrima de tus convicciones y principios. Lo que empezaba como un café tranquilo se ha convertido en un auténtico pulso para que los demás acaben asintiendo y dándote la razón.

  2. Problemas sociales. Al final, la gente se cansa de debatir hasta lo indecible. Puede que te excluyan de determinadas conversaciones o que dejen de contarte ciertas cosas.

  3. No escuchas a los demás. Esto conlleva problemas sociales, por supuesto. Pero, ¿y lo que te pierdes? Sus emociones, pensamientos, opiniones… Al final es eso lo que te lleva a conocer a una persona.

  4. No te enriqueces. Compartir puntos de vista puede hacerte ver la realidad de una forma diferente y, algo maravilloso: CAMBIAR DE OPINIÓN. Esto es síntoma de flexibilidad. Y la flexibilidad, de adaptación.

  5. Te estancas. Si no asumes que puedes estar equivocado/a, que no sabes cómo enfrentarte a todo, no podrás mejorar. Imagínate que te surge un problema que, por supuesto, tienes perfectamente analizado. Sabes qué tienes que hacer pero aun así, el problema persiste. Sin embargo, no aceptas consejos de los demás porque tú ya lo sabes. ¿No puede ser que lo que tú crees que funciona, no lo esté haciendo realmente? No abrirte a otras opciones te puede dejar girando en círculos como una peonza.

Sabemos que reconocer que nos equivocamos o que no sabemos algo puede ser difícil. Pero ésta es la base de todo aprendizaje. La que nos permite ver la vida con otros ojos, los que nos dejan los demás con sus experiencias y opiniones. Una vida más flexible y enriquecida.

Si crees que tienes dificultades en todo esto, no dudes en ponerte en contacto con nosotras. En el Centro de Psicología Idea contamos con las mejores profesionales de Tenerife.

compartir
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Share on whatsapp

Cuidar tu salud emocional es una buena Idea. Queremos compartir contigo algunas de las claves para gestionar los retos de la vida diaria: ansiedad, vida familiar, relaciones de pareja… ¡Te esperamos en los comentarios!

Categorías
Últimas entradas
Síguenos

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

Cuidar tu salud emocional es una buena Idea

Suscríbete a nuestro blog y no te pierdas nuestras novedades y consejos sobre vida familiar, relaciones de pareja y psicología.

Open chat