Depresión Postparto

La maternidad es un viaje que te cambia la vida, es un trayecto de ida sin retorno. Ya que nunca nada, será como antes, es como un punto y a aparte en el trayecto. Este viaje, tiene un gran impacto emocional desde antes incluso de concebir al bebé, porque desde que una mujer o pareja, comienza con la idea de quedarse embarazada para formar una familia. Sin querer, comenzamos a imaginar un sinfín de cosas. 

“Yo de la maternidad, esperaba algo diferente” “Sólo me contaron la parte bonita” “Ni yo misma se explicar cómo me encuentro, nadie me entiende”

En este mismo proceso, tendremos que aprender a elaborar duelos, como puede ser la pérdida del bebé que imaginábamos, la pérdida de una lactancia que deseábamos, incluso un duelo aun más complicado si hay una pérdida real del bebé. 

Sea como sea, este viaje será un proceso lleno de retos y crecimiento personal, que puede dar lugar a una mayor madurez o a una depresión si no tenemos los mecanismos necesarios para afrontar lo que se avecina. 

¿Qué es la depresión postparto?

Es una alteración del estado de ánimo que se caracteriza por una profunda tristeza, ansiedad, cansancio, irritabilidad, cambios de humor, sentimientos de inutilidad, culpa, problemas para dormir, angustia, desgana, dificultad para concentrarse, etc. Que les dificulta para realizar las actividades diarias del cuidado de si misma y de su bebé. 

Entre los diez días después del parto, estos síntomas se consideran normales y con el apoyo del entorno suele resolverse. Sin embargo, si estos síntomas se mantienen o son muy intensos lo recomendable es acudir a un profesional. 

¿Cuándo surge la depresión postparto?

Aunque se habla de depresión postparto, lo cierto esto es que estos síntomas pueden surgir desde el segundo mes de embarazo y durante el primer año. Existen muchísimas razones por las que una mujer puede deprimirse. Durante el embarazo el cuerpo sufre muchísimos cambios, tanto hormonales como físicos. Estos cambios, implican que tenemos que estar constantemente reubicándonos. 

A nivel hormonal, nuestro cuerpo se pone a fabricar estrógenos y progesterona, como si no hubiera un mañana y justo cuando a las 24 horas después del parto, estás hormonas bajan la producción porque ya no son necesarias. Este cambio tan brusco, puede causar depresión. 

A nivel emocional, todo el cambio hormonal, produce un sinfín de alteraciones en nuestro cuerpo que también afectan a nuestras emociones. En estos momentos podemos notar cambios de humor muy repentinos que nos pueden descuadrar y hacer sentir mal. 

Nuestras expectativas, y es que como dijimos antes, no sólo hay que vivir con tanto cambio. Sino también encajar nuestras expectativas con la realidad y saber procesar esta adaptación. Además, la sociedad también hace su presión para ser “una madre maravillosa”, que tiene que estar lista para todo y perfecta. ¿Cómo no te vas a sentir abrumada?

Pide ayuda siempre….

La maternidad puede ser una situación tremendamente agotadora y no es nada fácil tener energía para sí mismas, sus bebés, pareja, etc. Además, en nuestra sociedad la maternidad se vende como algo idílico y perfecto. Y existe la tendencia de querer ser “perfectas” como el resto, pero esto dista mucho de la realidad. 

Tanto las mujeres que están embarazadas como las recién mamás NO TIENEN QUE SUFRIR EN SILENCIO O SENTIRSE AVERGONZADAS. ¿Quién de vosotras decidiría sentirse así? NINGUNA, ¿no?. Es algo que no podemos controlar, los sentimientos son abrumadores, puede surgir desde frustración, ansiedad o ganas de llorar mucho rato sin un motivo concreto. Por favor, pedid AYUDA.

Y recuerda… De lo que no se habla, es como si no existiera, y así contribuimos a que se mantenga escondida. 

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies