Tel. 672 137 146

Blog
Me Gusta: Buena Praxis Para Ligar

“Me gusta, me gusta mucho, es más, me encanta, no puedo evitarlo. Pero tengo miedo de que se de cuenta de todo ¿sabes?,  tengo miedo de que eso lo/a asuste.  Me gustaría hacer tantas cosas a su lado, y la verdad es que me nace ser cariñosa/o, pero no sé si eso le gusta, quizás prefiere que sea más distante. He pensado decirle de ir a cenar, pero quizás es demasiado, ¿sabes, demasiado serio o formal? No quiero que se agobie. ¿Tú qué piensas? Al igual es mejor dejarlo estar de momento, total, ni tal mal porque tenemos sexo, pasamos buenos ratos.

«Creo que él/ella no quiere nada de compromiso. Después del sexo me quedaría tumbada/o sin embargo me levanto rápido y me visto, tengo la sensación de que no quiere que me quede. No quiero perderlo/a, así que tengo que dar una de cal y una de arena. Si le demuestro que quiero algo más se va a creer que me tiene en  la palma de su mano y voy a dejar de tener interés para él/ella. El otro día me enfadé, hizo algo que no me gustó, pero no le dije nada, no quiero que piensa que soy un/a intensa/o. Qué difícil se me está haciendo, me siento continuamente contrariado/a, veo que me aguanto las ganas en mucho sentidos.”

Angustia, ese parrafo podria haber sido infinito

Tú y yo sabemos que este párrafo podría ser infinito pero creo que es suficientemente largo como para “llenarte” el estómago de polillas (y no de mariposas, no es lo mismo).

¡Vaya revoltura!¡ ¿Pero qué nos pasa?!

Nos pasa que queremos “hacerlo bien”, queremos asegurarnos el éxito, ser la/el escogido/a (esto conecta con nuestro EGO)

Nos creemos lo suficientemente listos como para saber qué es lo que busca o desea el otro (esto conecta con nuestro constructo de ATRACTIVO-ADECUADO)

Nos buscamos la forma de demostrarles que somos “esa” persona que él/ella desea. (esto conecta con nuestro intento de NO SER RECHAZADOS)

Tenemos tanto miedo a la ausencia de ese “alguien” que nos encantaría tener acceso a su manual de seducción.

Pretender todo el rato seducir a alguien puede ser  angustiante.  Si damos por válidas todas las PRESUNCIONES que hacemos acerca de lo que atrae al otro, lo que anhela el otro, lo que decepciona al otro, lo que asusta al otro, y un largo etcétera y buscamos ajustarnos a eso…. se avecinan curvas.

¿Qué puede ocurrir cuando funcionamos en base a las expectativas que CREEMOS que tienen los demás sobre nosotros mismos?

RABIA. No entiendes por qué el otro no te acepta o valora a pesar de darle/ser todo lo que él/ella quería.

TRISTEZA. No te sientes suficiente ni aun mostrando tu versión “ajustada” de ti mismo/a.

MIEDO. No logras estar tranquilo/a, vives en tensión pensando que en algún momento puedes decepcionarlo/a.

Superar el ego cuando alguien me gusta

Deshacernos de esta forma de relacionarnos con nuestro “objetivo de seducción” es difícil, especialmente cuando NECESITAMOS sentirnos deseados/as por alguien, pero si esto está teniendo un coste demasiado grande para ti (emociones desagradables), atrévete a preguntarte ¿cómo realmente me gustaría ser con él/ella? ¿qué cosas realmente me gustaría compartir con él/ella? y hazlo a tu modo, acércate, muestra afecto, proponle esos planes… si el otro se aleja, y sientes que es tu culpa…. tenemos trabajo por hacer.

compartir

Cuidar tu salud emocional es una buena Idea. Queremos compartir contigo algunas de las claves para gestionar los retos de la vida diaria: ansiedad, vida familiar, relaciones de pareja… ¡Te esperamos en los comentarios!

Categorías
Últimas entradas
Síguenos

Cuidar tu salud emocional es una buena Idea

Suscríbete a nuestra newsletter y no te pierdas nuestras novedades.