Baby Led Weaning – Alimentación Complementaria

¿Qué es el Baby Led Weaning?

La denominación “Baby Led Weaning” (BLW) no tiene traducción literal a nuestro idioma, pero se podría entender como “alimentación autorregulada” o “introducción a comer solo”. 

Aunque hasta hoy en día, lo normal ha sido la introducción de alimentación complementaria en forma de papillas y triturados, cada vez son más los padres y madres que se interesan por este método de alimentación, que consiste en pasar directamente de la lactancia a la alimentación sólida.

En la práctica, el momento de la introducción de alimentos no triturados se ha ido retrasando, lo que ha llevado a una mayor frecuencia de problemas en la alimentación a esa edad.

La alimentación complementaria guiada por el bebé se basa en que sea el propio lactante quien se alimente, llevándose la comida a la boca, en vez de ser alimentado con un cubierto por un adulto.

En general, se les ofrece a los peques trozos de comida entera con un tamaño y forma que les permita cogerlos y llevárselos a la boca (formas alargadas y estrechas). Los padres y madres deciden qué ofrecer, y el niño cuánto y a qué ritmo come.

 

¿Cuáles son las preocupaciones más frecuentes?

Las principales dudas que se plantean respecto a esta técnica son:

  • Saber si el bebé recibe suficiente variedad de nutrientes
  • Posibilidad de conocer la cantidad de nutrientes necesarios
  • Si existe riesgo de atragantamiento
  • Si esta técnica es aplicable en todos los niños

 

Debido a estas cuestiones es importante que se realicen más estudios que demuestren la eficacia y los beneficios de su utilización.

 

¿Cuándo podría comenzar esta práctica?

Partimos de la base de que existen pocos estudios publicados. A partir de los 6 meses, los lactantes ya sean alimentados con pecho o con biberón deben introducir la alimentación complementaria. Esto se debe a que la leche de forma exclusiva, ya no aporta todos los nutrientes que necesitan para seguir creciendo. Por lo tanto, a partir de esta edad se debería incorporar los nuevos alimentos.

 

¿Qué necesita el bebé para comenzar esta práctica?

    • Tener una autonomía con sus manos y una adecuada coordinación ojos-manos-boca.
    • Mantenerse sin problema en la trona, sin caerse hacia los lados o hacia adelante.
    • Que haya desaparecido el reflejo de extrusión. Este reflejo es aquel que observamos en los más pequeños cuando introducimos algo sólido en su boca e inmediatamente intentan expulsarlo.

Beneficios:

    • El peque se incorpora pronto a la comida familiar y comparte su menú, manteniendo la lactancia materna.
    • Promociona la lactancia materna, puesto que los bebés seguirán tomando el pecho cuándo y cuánto quieran.
    • Se crearán hábitos de alimentación más saludables respetando las señales del cuerpo como son el hambre y la saciedad.
    • Fomenta la independencia en sí mismo, y también su confianza, pues él es dueño de su propio proceso de alimentación.
    • Promueve y estimula el desarrollo psicomotor.
    • Descubre nuevas texturas, olores, colores, sabores, y con ello asocia el momento de la comida como algo divertido.
    • Mejora el cambio a la alimentación sólida, puesto que desde los 6-7 meses han empezado a trabajar la masticación con alimentos de distintos sabores y texturas.

Para cualquier consulta que tengas, puedes contactarnos aquí. En el Centro de Psicología Idea tenemos a las mejores profesionales de Tenerife.

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies